viernes, 18 de noviembre de 2011

Día ciento cincuenta y cuatro.

Te he abandonado pequeña. Te abandoné MissLess y ahora eres más Less que nunca. ¿Qué ha pasado? ¿Cómo has estado? ¿Qué fue de tus gafas rosas y tu melena violeta Miss? Te abandoné a tu suerte y me uní a una secta, a un grupo de Mortífagos Dementores. ¿Qué pasó? ¿Te has olvidado de mí? Ojalá aún recuerdes cuando paseábamos por calles desiertas encontrando señoras que vendían sus almas y al Tigre Azul. ¿Recuerdas al Tigre Azul? Sí, sé que sí. Nunca podrás olvidarlo. ¿Qué pasó con ese cuerpo de perfectas y preciosas curvas Miss? ¿Qué pasó con aquella guitarra? … Sí, ya sé que resulta raro que de repente te vuelva a recordar… Fue ella, la que lo empezó todo la que me recordó que existías. ¿Te acuerdas? Sí, ella fue la que te hizo nacer en mí, Miss. Fue la que me impulsó a crearte. La vi ayer… y me hizo sentirme mezquina por haberte abandonado. Pobre Miss, con lo bonito que era todo… Fuimos tan felices, casi cada día nos veíamos, incluso un par de veces algunos… Y ahora me siento mal, muy mal, tú eras mi pequeña y te he abandonado Miss. Pero esto va a cambiar, va a cambiar por ella, la persona que me lo recordó todo. La primera persona que me dijo que tenía nombre de escritora y que eso era a lo que tenía que dedicar mi vida. Aquí estoy. Después de tanto tiempo… Ahora ya no me llaman Miss, ya no se refieren a mí como si fuese un ente mitológico siquiera. Ahora un pequeño pájaro azul me llama SitaFreak. Te echo de menos Miss, echo de menos contarte todos mis problemas pero es que me he quedado sin problemas. Eso es lo único que no echo de menos. ¿Me perdonarás? ¿Me creerás si te digo que no pienso abandonarte para siempre? He vuelto Miss y quiero quedarme, siempre que tú quieras.

*De vuelta.


(También en Twitter @SitaFreak)