lunes, 8 de abril de 2013

Día ciento sesenta y dos.

Yo creo que no, que cuando no estás no hay nada. Que se apaga la luz si te das la vuelta y no me abrazas al dormir. Sé que si te pienso muy fuerte puedo llegar a verte pero si alargo la mano para tocar tus labios no estás. La vida es un color que no me gusta porque ya no estás para cogerte de la mano si me ataca una pesadilla de doce patas, doce meses que me agarran y me tiran del pelo para no dejarme seguir adelante pero me empujan a un río de estupidez lleno de seres invertebrados que me miran con ojos saltones que no saben mirar.

Mírame y cuéntame dónde estabas ayer y qué hiciste y qué pasó con esos abrazos que ni nos dimos ni nos daremos. No me des el aire a cucharadas cuando sé que ni tú sabes respirar. Cállate pero cuéntamelo todo, háblame con las manos que estoy harta de tu voz. Calla, deja que sea tu cuerpo el que me cuente dónde quedarán los besos que jamás te daré y róbame el aire que te quité ayer en un sueño efímero.

Me llevabas de la mano por campos de girasoles que miraban al suelo porque no se atrevían a mirar a Helios en tu presencia pero, una vez más, me abandonaste a mi suerte y yo dejé de volver a volver volver. Ya no vuelo para volver y vuelvo a ver lo que no veía. Ciegos.

Ya no soy quien era porque te fumaste mi esencia mientras te emborrachabas con mi alma y así acabaste conmigo, desechando los restos sin reciclarlos. El cuerpo al azul, el corazón al verde y, lo que quedase de alma, al amarillo.

De noche vuelvo a correr sola por campos de girasoles que, ahora, sí miran al Sol y me dicen que siga corriendo, que llegaré donde quiero y que no mire atrás. No les hago caso y siempre miro atrás, al vacío verde que se extiende como si fuese un mar turbio y que convierte el sueño en una pesadilla en la que me ahogo sin poder evitarlo y muero todas las noches y despierto empapada en sudor y esta vez no es por tu culpa, en parte.

Sigo hablando con la Luna que me dice que me calle y que deje de oír. Que me aísle en mi locura hasta que todo pase pero nunca pasa nada. No pasa nada jamás. Nunca.


sábado, 2 de febrero de 2013

Día ciento sesenta y uno.

Respuesta de Helios:

Luna,  
Yo soy la estrella alrededor de quien todos los planetas giran. Todos los seres bailan rodeándome y yo me regocijo en sus logros y miserias. ¿Y quieres que sea para ti? No, querida.  
Cada día salgo para descubrir un alma más bella que la anterior. Cuerpos que se asemejan a piedras preciosas. Melenas que se estremecen al viento con un dulce sesear. Miradas que huyen de mí pero que no desean más que devorarme en cualquier callejuela.  
Yo ilumino los días y doro la piel de las más hermosas doncellas que ante mí se postran descubriendo la cálida miel de sus cuerpos desnudos.  
Yo, dueño y señor del rastro de la leche materna que se derramó al morder Hércules con fuerza desmedida el pecho de Hera, no puedo amar a nadie inferior a mí, Selene.  
¿Amenazas con alterar las mareas? ¿Has pensado acaso lo que ocurriría de no salir yo un día? ¿Quieres saber lo que significamos cada uno de nosotros para esos insignificantes mortales? Pues piensa lo que significa "ser un sol" y "ser un lunático". ¿Ves? ¿Qué hago yo contigo?  
Olvida, por tanto, Luna, toda posibilidad de pasar el resto de nuestros días unidos y piénsame como amigo.  
Recuerda, sin embargo, que siempre que quieras un eclipse, y si no tengo otra cosa que hacer, allí estaré. 


Y así, Luna, sabiéndose única, dejó de amar al Sol.




¿Moraleja? Ni el mismo Astro Rey puede hacer que nadie se sienta como un cualquiera y deje de saber que es especial. Nadie, jamás, puede ningunearte ni cosificarte como si fueses un juguete con el que divertirse un rato. Que jodan a todos los que se creen con poder para manipular a los demás, que les jodan. La vida te devuelve al final todo lo que has dado y este tipo de personas suele descubrir demasiado tarde, desgraciadamente, para qué estamos en el mundo.


Amad, amad duro y fuerte que es lo más divertido que hay en esta vida.



@SitaFreak

martes, 29 de enero de 2013

Día ciento sesenta.

Y volví a subir al colchón que me llevaba a tu infierno empujado por los mil vientos de fuego que tu ausencia me producía. ¿Dónde estabas? ¡Yo qué iba a saber, si ni sabía que el aire me daba de respirar! ¡Qué horrible depender de algo tan absurdo para vivir, tan nimio, tan tonto! Sí, a mí también me gusta despreciar lo que no tengo.

¡A la hoguera con las estrellas que se han caído del cielo, joder! ¡Que las quemen todas y no quede ninguna!

Yo soy Luna y con el movimiento de mis caderas voy a hacer que suba la marea y que acabe con todos vosotros, voy a llamar la atención del Sol. Sí, yo soy Selene y selenita como ninguna y de mi amor voy a hacer de piedras lunares corazón.

Voy a pedirle a Zeus que esculpa en mí con sus rayos una reproducción de la belleza apolínea de Helios y si eso no funciona me tiraré de cabeza al mar para convertirme en sirena pero que nadie tape los oídos de mi apuesto Sol pues pienso seducirlo con mis cantos y engañarlo para que venga hasta mí.

Helios, querido, ven a por mí en tu carro y llévame hasta el infinito. Ocho tumbado. ¡Que le den a los mortales!










@SitaFreak

lunes, 28 de enero de 2013

Día ciento cincuenta y nueve.


Una triste merienda en una triste tarde de un triste lunes de un triste mes de enero que llega a su triste fin. La tercera vez dejaste de leer la palabra triste, ¿verdad? ¿Y por qué no haces lo mismo con todo lo triste de tu vida?



Y empezamos otra vez, Luna, cariño, te he dicho mil millones de veces que dejes en paz al Sol. ¿No ves que lo vuestro es imposible? Que cuando tú sales él se esconde y viceversa. No hay siquiera mejor forma de explicar vuestra relación que comparándola con la del Sol y la Luna. Selene estás loca y me llevas a mí por el mismo camino.
...
Ya, ya lo sé, ya sé que es irresistible. Ya sé que hace que hasta tú te derritas con su calor pero no está bien.
Vale Selene, yo también creo que el cielo se vuelve aún más pequeño cuando él aparece. Ya, ya lo sé.
No, no puedes hacer lo que tú quieras, Luna, ¿has pensado si él también lo quiere? ¿Crees que dejará de ponerse para estar contigo toda la vida? Pobre satélite estúpido.
No, esa es la única realidad, no sabes nada de la vida Selene. Él no va a venir.
¿Que vas a hacer con las mareas QUÉ? JAJAJAJA, ¿y crees que eso de verdad va a hacer que toda su atención se centre en ti? Querida, tienes que aprender que no eres el centro del Universo. Y él, en parte, sí.






viernes, 25 de enero de 2013

Día ciento cincuenta y ocho.

Tengo tanto que escribir pero tan poco que decir que me atoro y pienso "¿Qué más da? Total... ¿Y si el mundo acaba mañana y no hemos muerto en una pequeña batalla?" Minúscula muerte y paz semiinfinita.

Y quítate, que me molestas otra vez.

Minúscula muerte pero a la francesa, como viene siendo habitual.  No sabéis lo que es la vida hasta que morís un poco. Ay, pobre alma aquella que no quiere morir. Ansiáis la vida ajena sin saber que en vuestra propia muerte está el gozo.

Soledad.

Y palomas mensajeras de alas verdes que vuelan cegadas por la suciedad del universo. Inútil levedad del ser, inútil gravedad de ser inútil. Inutilidad del ser.

Y no te preguntes si es ser o no ser lo importante, si estás preguntando es que no estás siendo, y ser sin saber ser es lo que esperamos ser algún día.

¿Quieres ser el ser que en esta 'sere nere' me lleve a un universo paralelo de muertes destructivas bajo las mil capas blancas de la verdad de ser sin saber? Si ya has pensado una respuesta, no mereces ser.

Ven y quítame de ahí la pena, que duele. Cómeme con los ojos y cállate porque hago galletas de amor y yo lo digo. Y te lo digo.

Ayúdame a combatir  la melodía que me recorre noche y día. Quítame la pena que me duele, quítala.




Y así, volví a soñar con universos sempiternos, con diosas griegas, con el sexo desenfrenado de los protones. Volví a soñar con un estado efímero de felicidad absoluta.


Voy a volver a hacerlo mal. Voy a volver a ser el sueño infinito de una estúpida vida que no deja de ser mas que el inútil reflejo de una mirada al fondo del Aqueronte.




Toma estos dos óbolos y ponlos sobre mí. Dame paz y ábreme el camino a la vida eterna pero antes mátame, a la francesa.









@SitaFreak