lunes, 23 de enero de 2017

Día ciento setenta.

Yo estuve en la casa de Federico y compré “Yerma”, porque comprar “Poeta en Nueva York” me parecería demasiado, supongo.

Yo estuve en la casa de Federico y lloré en un rincón. Estuve en su casa y me volví vacía y llena y yerma. Y la decisión de comprar esa obra y no otra me persigue.

Cuando te dicen que “ahora o nunca” nunca te planteas que vaya a ser nunca. Pero… ¿y si es nunca? Yo estuve en la casa de Federico y no vi abejas rondando las flores. Ni que fuera yo antófila.

Estuve en su casa y aprendí la palabra “kitsch” y los gitanos cantaban a Lorca.

Pero los veleros no flotan y nadie come flores de duelo.

Y el alba canta y en lugar de témpanos levanta escarchas.


Yo soy Yerma.

No hay comentarios: